Top

TETÉ HASBÚN,

chef ADICTA AL VÉRTIGO

María Teresa Hasbún es una joven salvadoreña que ama la velocidad, y también la cocina.

“Teté”, como le dicen sus amigos y familia, acompañó desde muy pequeña a su papá, Elías Roberto Hasbún (El Urly), una leyenda de las carreras de autos en El Salvador, al circuito de El Jabalí, en Quezaltepeque. A los once años hizo un poco de motocross, pero fuera de competencia.“A los 14 años aprendí a manejar, dos años más tarde di vueltas fuera de competencia en la pista del Jabalí, hasta que en 2016 competí de manera oficial”, manifestó Teté.

Pero no todo es derrapar llantas y romper el viento para Teté; otra de sus pasiones es la cocina; una afición que inició poco después de interesarse por los autos.

Confiesa que de pequeña no podía cocinar, pero que un día se interesó, le gustó, estudió y ese arte la conquistó : “En la cocina uno puede desestresarse mucho, combinar sabores que generen una explosión en la boca”, comentó emocionada.

De vuelta al asfalto, a Teté le demoró solo una carrera, tras su debut, ganar su primer trofeo de Volskwagen Clase C.

Ya tiene cinco acumulados y no quiere detenerse en su búsqueda por más.

Teté lleva parte de sus 27 años de vida dedicando tiempo a la cocina, a los autos, y a ayudar a su padre, Elías Roberto Hasbún a modificar vehículos en un taller mecánico del que él es dueño. “Nunca tuve un accidente, solo unos sustos menores (trompitos)”, cuenta.

“ Competiré hasta que el cuerpo y la billetera aguante”, sentencia orgullosa.

“YO LE DIGO A MI HIJA QUE UNO DE ESTOS DÍAS ME MATARÁ DE UN SUSTO. PESE A TODO LA APOYO CON MI ESPOSO EN TODO LO QUE PODEMOS, QUEREMOS VER QUE GANE Y GANE, COMO SU PAPÁ lo logró EN SUS MEJORES DÍAS”

Jose Alejandro Ibarra
No Comments

Post a Comment